Así nunca vas a llegar a la siguiente base

Hace unas semanas o unos meses vi un espectáculo bastante lamentable.

Era una primera cita.

Las citas son como las ventas, si sabes lo que haces es mucho más fácil rematar la jugada.

 

Estaba cenando y estaba de fondo first dates.

El caso es que allí estaban, sentaditos en una mesa, conociéndose.

Con las preguntas típicas de todas las citas.

Prácticamente se habla siempre de lo mismo… ¿Habrá algún script para tener citas que yo desconozca?

 

Bueno, a lo que iba.

Estaban hablando y no recuerdo de que, lo único que se quedó grabado a fuego en mi mente, es como él hacia el ridículo constantemente.

 

La tía decía algo.

-Yo también.

La tía decía algo.

-Si, a mí también me gusta.

La tía decía algo.

-Que causalidad, a mí también me gusta.

La tía decía algo.

-Yo también.

 

!!!!!!!!!!!!!!!!!!

 

Esto fue lo que le paso por la mente de la chica:

Pero a este, ¿Qué le pasa?

Cosa que digo, cosa que me dice que ele también, no sé si me esta vacilando o me lo dice para quedar bien.

 

Sin criterio, sin personalidad, sin coj*nes.

Así es la mayoría de la gente vendiendo algo.

Por queé “el cliente siempre tiene la razón”.

Este rollo tan complaciente, huele, da igual sea en una cita o vendiendo. Huele.

 

Ah estaba chaval la tía le dijo que no quería volver a quedar con él, no me sorprende.

Está bien compartir cosas en común, otra cosa es pasar por algo que no eres.

¿Quién querría estar con alguien así?

 

Pues eso, cada uno para su casa.

¿Y vendiendo?

Bueno, creo que no hace falta que lo explique.

Servicios de Closer de ventas

A cuidarse,

Oscarin.