Closer de Ventas, ¿pero qué mierda es eso?

Closer de ventas

Esta pregunta la he escuchado muchas veces.

Y es normal.

Hoy en día, le pegas una patada a una piedra y aparece una nueva profesión.

Una cambiavidas.

Con nombre en inglés, por supuesto.

Que hará que todos tus problemas desaparezcan.

Y con la que trabajarás muy poco desde cualquier sitio, incluso desde la playa. ¡A ver quien es el listo que le quita toda la arena al portátil!

¿Qué es un closer de ventas y que coño hace?

Hay mucha confusión con esto.

En foros he leído que «es un comercial con nombre molón» y que «te ponen el nombre en inglés para cobrarte el triple».

Por partes.

Closer de ventas

Es una persona que cierra la venta de algo que es de otro a cambio de una comisión.

No te habló de un multinivel ni mierdas por el estilo.

Te hablo de productos, formaciones, servicios y cosas similares.

Normalmente, está pensado para cosas digitales.

¿Por qué?

Porque la venta se cierra por teléfono.

O en su defecto, por zoom.

 

¿Y ya está?

Y ya está.

 

Algo importante a tener en cuenta es que un closer de ventas o un cerrador de ventas, para que nos entendamos, no hace puerta fría.

Cierra ventas.

Única y exclusivamnete.

Esa es su especialidad.

 

Es la última persona al final de un embudo de venta.

Su trabajo es hacer que todo lo anterior, merezca la pena.

Anuncios, webinars, landings, lanzamientos, etc.

Y una vez que el potencial cliente sabe de qué va la película y está interesado, el closer remata la operación.

Para que te compre a ti y no al de enfrente.

 

Mantienen el tipo cuando la gente les dice:

«Es muy caro».

«Me lo tengo que pensar».

«Esto es una estafa».

«Lo consultaré con…».

«Como sé yo que esto me va a funcionar a mí».

 

Y no contestan cómo diría la lógica, justificando y dando argumentos de lo larga que la tienen y porque.

Su % de cierre de ventas es más alto, que el de una persona que no posea esta habilidad.

 

Esta es la teoría.

Luego muchos se hacen llamar closer y andan por ahí persiguiéndote para que compres oro o cosas así, como un vulgar comercial.

Como si fueran de Vodafone.

 

Ah, antes de que se me olvide.

Puede que veas por ahí también que los llaman closer de ventas de alto valor.

O que cierran ventas de productos de alto valor.

O tonterías similares de marketing.

Venden cosas caras. Y punto.

Diferencias entre un closer de ventas y un comercial de toda la vida

Si has entendido lo que te he dicho arriba, ya lo sabes.

Si eres un poco más lento, te explico.

 

El comercial es el que conocemos todos.

Ese que nos llama y al segundo le colgamos y nos acordamos de toda su familia.

El chapas.

El pesado.

El que te persigue.

El que te recuerda lo bueno que es su producto y porque deberías de comprarlo.

El que te llama para preguntarte si ya te has decidido.

Bueno, creo que ya te haces una idea.

 

Es una persona, que tiene un guión y que lo sigue hasta el infinito y más allá.

Aunque no tenga ningún sentido.

Pero siguen guiones, para eso les pagan, no para pensar.

Es una persona que llama a desconocidos y les suelta el rollo.

 

Un closer no tiene guiones.

No persigue a nadie.

Calla, escucha y pregunta.

Identifica la personalidad de la persona que tiene en frente y se adapta a ella.

Le habla de su problema y en su idioma.

 

Adapta la conversación a cada persona.

No hay 2 personas iguales y tampoco 2 conversaciones iguales.

 

Va a éxito.

Se lleva un % de todo lo que vende.

Sin gastos fijos.

Sin adelantar la pasta.

¿Cuáles son las cualidades de un buen closer de ventas?

Aquí normalmente te hablan de valores y te dicen que vender es ayudar.

Esto no es una clase de ética.

 

Si eres transparente, agradable y sabes escuchar.

Vendees.

Y si no, te comes los mocos.

Si andas con ofertas irresistibles y polladas por el estilo, hueles a humo.

Y, normalmente, las ofertas irresistibles van acompañadas de ventas agresivas, que recuerdan al comercial de toda la vida.

¿Funcionan?

Si, aunque cada vez menos.

Esa mierda ya huele a kilómetros.

 

Un closer no convence a nadie de nada.

Ni trata de colocar nada con calzador.

Calla, escucha y pregunta. No siempre en ese orden.

¿Solo?

¿Te parece poco?

A la gente solo le importa una cosa:

YO, YO, YO, YO, YO, …

¿Es rentable un closer de ventas?

Ome, dímelo tu.

No cobra nada si no vende.

¿Hay algo más barato que eso?

Yo no lo conozco.

 

«Es que si vende mucho, cobra mucho».

Es cierto, pero si vende mucho y cobra mucho, tú, estás ganando mucho más. Y con menos esfuerzo.

 

Si tienes un negocio y no vendes nada porque eres un inútil, un closer hará que no tengas que bajar la persiana.

Si vas con la lengua fuera, porque no llegas a todo y quieres crecer, un closer hará que puedas centrarte en lo realmente importa. Tu negocio y tus clientes. Que, a su vez, traen más negocio y más clientes.

Y si quieres aprender a cerrar ventas. Hay mucha información por internet, mucho humo. Es cómo buscar una aguja en un pajar. No todo es malo, pero hay que saber buscar.

 

Da igual cuál sea tu situación.

Lo que no da tan igual es estar dentro de mi lista de suscriptores.

Mando un consejo diario sobre ventas por email.

Es gratis. Y te vas cuando quieres.

Pero te aviso… si te apuntas lo más probable es que no quieras marcharte nunca.