La cualidad más importante para vender a lo bestia

Desapego.

Te tiene que dar igual si el cliente compra o no compra.

Y cuando te dé igual, venderás más.

Mucho más.

 

¿Y esto porque es así?

Bien, básicamente porque cuando necesitas vender, te precipitas, se nota tu desesperación y eso no gusta.

Tampoco tienes que pasar de todo y ser un faltón, un chulo ni nada por el estilo.

En el punto medio está el kit de la cuestión.

 

Tienes que querer vender, pero no necesitarlo.

Esto es fácil de decir.

Pero difícil para muchos.

 

Sobre todo, cuando no llegas a final de mes o cuando tienes que ingresar pasta para poder pagarle a las personas que trabajan contigo.

 

El cliente no siempre tiene la razón.

Mandas tú y tú diriges.

No pases por el aro por necesidad.

O seguirás teniendo necesidad.

Esto es así.

 

Si no sabes cómo desapegarte del resultado y estar calmado cuando las cosas se complican en una llamada, quizás deberías de echar un vistazo aquí: Servicios de Closer de ventas

Yo miraría, pero claro, yo sé lo que ahí al otro lado.

 

A cuidarse,

Oscarin.