Pitch de Ventas: Ejemplos que Funcionan

Pitch de ventas ejemplos reales

He estado curioseando un poco sobre cómo se explican los elevator pitch o pitch de ventas.

 

En algunos casos incluso he visto que recomiendan contar la experiencia que tienes y tu puesto de trabajo.

¡Como si eso le importase a alguien!

 

La gente quiere resultados, déjate de rollos y dime que hay para mí.

Errores comunes de un pitch para vender

Aparte de lo que te he mencionado:

Usar fórmulas enlatadas

Si estás acostumbrado a escuchar spicths de ventas, cuando has odio 2 o 3 ya sabes cómo van a ser todos.

Eso aburre.

Y si aburres, no vendes.

Así de simple.

Ojo con ayudar

Hoy en día, todos son hermanas de la caridad.

Todos ayudan a alguien a algo.

¿Qué pasa con esa gente?

¿Quieren que se vaya a la mierda su negocio?

 

Estructura típica:

Ayudo a (público objetivo) a conseguir/solucionar (problema) mediante (mi método maravilloso).

Zzzzzzzzzzzzzzzzzz….

 

Después de escuchar varios, te da el sueño cada vez que escuchas un “Ayudo a…”

 

Y si el tío está inspirado, al final añadirá un beneficio superficial:

Ayudo a (público objetivo) a conseguir/solucionar (problema) Mediante (mi método maravilloso) para (beneficio).

 

¡Maravillo!, ¡Increíble!, ¡Fantástico!

Seguro que la gente te tira su dinero a la cara después de oír algo así.

Uno de los peores consejos que he visto para crear un elevator pitch

“Cuál es el nombre del producto/servicio y a qué categoría pertenece”

Vamos a ver, ¿quién escribió esto?

Meter esto en un elevator pitch, lo que hay que ver…

 

¡Le importas una mierda tú y lo que haces!

¿¡Y le va a importar como se llama tu servicio y a que categoría pertenece!?

No me jodas, eh.

 

Hoy en día, cualquiera puede escribir en internet.

Ejemplos de pitch de ventas

Vamos con el salseo.

Para que veas más claro lo que trato de transmitirte, voy a ponerte ejemplos de otros pitchs de ventas que he visto en la primera página de Google.

 

Ejemplo que existe por ahí:

“Hola, mi nombre es Carlos Suárez y me dedico a la consultoría especializada en el desarrollo de nuevos modelos de negocio dentro de la industria farmacéutica. Intentamos aplicar un modelo de asesoría y acompañamiento basado en planes, estrategias y soluciones corporativas de alto nivel y envergadura. De ser posible, me gustaría contar con usted para explicarle minuciosamente cuáles son los puntos esenciales de nuestra propuesta de valor y el marco general de la misma. No sé, quizá le interese”.

 

¿Realmente tienes claro al 100% que coño hace Carlos?

Porque yo no.

 

Y tampoco tengo ganas de que me explique minuciosamente su propuesta de valor.

 

En un pitch hay que ser claro y el de enfrente tiene que tener claro que puede ganar con nosotros.

No que hacemos nosotros.

No, eso no.

Que puede ganar con nosotros.

Eso es lo que le preocupa.

 

Carlos, llamaría mucho más la atención si dijese:

Asesoro a farmacéuticas para que creen nuevas vías de negocio rentables.

 

Seguro que ahora ya sabes exactamente que hace y que beneficio sacas tú con él.

 

Y siendo sincero es un ejemplo malo, bastante malo.

Pero, aun así, ya mejoro mucho su discurso.

Y no tiene 50 pasos imprescindibles, ni te cuento mi vida.

 

Vamos a darle una vuelta de tuerca más al discurso de Carlos.

 

Hago que las farmacéuticas saquen pasta de sitios de los que nunca se habrían imaginado.

¿Cuánta pasta?

¿Cómo que nunca nos lo habríamos imaginado?

¿Cuánta pasta estamos dejando de ganar por no saber lo que sabe este tío?

 

Mucho mejor.

¿O si tú fueses Carlos preferirías usar el primer ejemplo?

 

Un buen pitch de ventas tiene que llamar la atención y generar curiosidad.

¿Podría ser más largo?

Si, podría.

Siempre y cuando vayas al grano y no le marees la cabeza al personal.

Otro ejemplo de pitch mediocre

“Buenos días, soy Susana L. ¿Sabía usted que, para 2050, habrá más plásticos que peces en el mar? ¡Terrible! Quiero hablarle de Plasticable, un proyecto con el que limpiaré los mares. He reducido hasta un 75 % los microplásticos en los lagos. Necesito su ayuda para escalarlo. Es un nicho por explotar, de doble beneficio: limpiaremos los océanos y aprovecharemos los plásticos como recurso reciclable. Si me da su tarjeta, mañana le llamo para concertar una cita.”

 

¿Cómo llamaría más la atención?

 

En medio del océano existe una isla de plástico del tamaño de Manhattan. La gente es una cerda, pero eso es bueno, que la gente sea así hace que nosotros ganemos mucho dinero.

¿Cómo dices?

¿Cómo que ganas mucho dinero gracias a que la gente es una cerda?

 

Ser atrevido despierta la curiosidad siempre y la gente se hace preguntas. Y eso para ti es lo mejor que te puede pasar.

 

Y antes de acabar quiero hacer una aclaración.

Yo no estoy en el sector de Carlos y Susana, no los conozco.

Y los ejemplos que he puesto aquí, se me han ocurrido mientras iba escribiendo este artículo.

 

No lo digo para justificarme ni nada de eso, tranquilo.

Lo digo porque si en 2 minutos he transformado de esta manera 2 pitchs supuestamente bien hechos, ¿De qué seré capaz si conozco el sector y le dedico tiempo a pulir el mensaje?

Acabando que es gerundio

Para acabar podría decirte que tengo un pitch curradsimo y que lo uso en todas partes.

La realidad es que no es cierto, en función de con quien hablo digo una cosa u otra.

El pitch te da estructura y claridad para irte desenvolviendo, una vez que lo dominas y tienes claro porque eres diferente, no lo necesitas porque vas a llamar la atención de forma natural mientras hablas.

¿Por qué?

Porque en todas las situaciones no siempre llama la atención el mismo mensaje.

 

Te pongo algunos ejemplos míos:

“Hago sonar la caja de mis clientes”

“Principalmente, mi trabajo es hacer que te compren a ti y no al de enfrente”

 

Fuera de contexto, a lo mejor no son muy llamativos, aunque estoy seguro de que te han generado algo de curiosidad.

Lo importante de esto es soltarlos en el momento justo.

Y luego viene…

¿Cómo haces eso?

¿Cuéntame más?

¿Conmigo también lo podrías hacer?

 

Otra de las cosas que hago es:

“Asesorar a otros negocios para que no sean una copia de una copia de una copia”

 

Fuera de contexto te puede parecer que soy un retrasado que no sabe escribir.

Ahora bien, si estás en el mundo digital, sabes que en todas las webs, en la tuya y en las de la competencia pone exactamente lo mismo, por eso por 50€ se van con otro.

Y para alguien que sabe esto, tiene claro de que le estoy hablando mientras hago una burla del marketing de hoy en día.

 

Aquí viene una lección importante que no deberías de olvidar si quieres que tu pitch de ventas sea efectivo.

Tienes que saber a quién le hablas y hablarle de forma que esa persona lo entienda.

 

Es el mejor consejo que te puedo dar sobre un pitch de ventas, discurso, carta de presentación o lo que cojones vayas a hacer para hablar con otro.

Y, por cierto, esto no lo he visto en la primera página de Google.

Ejemplo real sobre esto último

Hace unas semanas estaba hablando con una mujer que tenía una agencia de marketing integral.

Vamos, que hacen de todo o eso dicen.

 

Se me quejaba de que era difícil conseguir leads y diferenciarse.

 

¿Sabes que hice para llamar su atención?

Hablarle de su sector y de porque pasaba eso.

 

No le hable de mí en ningún momento:

Ni que hacía,

mi nombre,

mi puesto,

qué problema resolvía,

cuál era mi público obejtivo,

mi método ancestral para solucionar su vida,

mis cualidades únicas,

porque debía de elegirme a mí,

mencionar mi propuesta de valor,

ni tampoco le hable de mi marca ni de mis valores,

ni demás tonterías.

 

Le dije exactamente lo siguiente:

“Mira, en vuestro sector todos decís lo mismo, entras en la web de cualquier agencia de marketing y en todas pone que impulsaréis mi marca, que llevaréis mi negocio al siguiente nivel o que me diferenciáis de la competencia.

Pues vale.

¿Y?

¿Qué gano yo con eso?

Yo quiero ganar pasta, no impulsar mi marca.

Y claro, la gente ve esto y como no encuentra diferencias por 50€ se va a uno más barato.

 

Yo por lo que sé de tu sector y por lo que acabo de decirte, si tuviese una agencia de marketing digital como tú, en la portada de mi web pondría esto:

Tu negocio es como una aguja en un pajar en internet y yo me encargo de poner la lupa sobre él.

 

Este fue mi pitch.

 

¿Resultado?

“Cuando saques la web mándamela y tú y yo vamos a hablar de cómo puedes asesorarme.”

 

Y al margen de como resultase eso, si te fijas, le dije un pitch que tarde en elaborar 20 segundos y que llama la atención si o si, si tienes un negocio en internet y sabes el problema que existe con la visibilidad.

Llama la atención.

Porque, aunque no conociese bien su sector, sí que sabía a quién le hablaba.

No lo olvides, venderás más.

 

Y hablando de vender más…

Tengo una lista de correo en la que mando consejos diarios.

Para ganar más pasta.

Consejos que tampoco los vas a encontrar en la primera página de Google.

Y en las otras ya ni te cuento…

 

Si este artículo te ha parecido interesante, probablemente mis emails también te lo parezcan.

Que sabré yo, si soy parte interesada.

Lo que sí que sé, es que en ellos cuento cosas, que no cuento en ningún otro sitio.

 

Leer mis emails es muy sencillo.

Pones tu email, le das al botón y listo.

Bueno, una cosa más, confirma tu solicitud.

(No es porque me guste tocarte los cojones, es para no meterme en líos por temas de protección de datos).

Y así recibirás mis emails, recién salidos del horno.

¿Qué no te gustan?

Te vas con un click.

 

Como te decía, muy sencillo.

 

Aquí es donde tienes que poner tu email: